La Baraja Gitana IV – Curso en Vídeo

Como capítulo final al monográfico sobre la Baraja Gitana de Svetlana Alexandrovna Touchkoff añadimos un vídeocurso de Selena Ruíz, a través del canal astroTelevisión, en el que nos muestra desde una interesante introducción hasta el método de lectura e interpretación de las cartas.
Bendiciones )O(
Anuncios

La Baraja Gitana III – Introducción

Esta baraja no es la baraja convencional de Tarot, consta de 25 láminas de forma cuadrada profúsamente decoradas, las cuales forman un entramado puzzle de 50 figuras, y a su vez cada una de sus figuras consta de 4 posiciones con sus respectivos cuatro significados cada una. 
La baraja gitana tiene el poder místico de predecir los hechos que van a ocurrir e indicar, asimismo, las circustancias favorables y desfavorables. Nos pueden ayudar revelándonos las situaciones, haciéndonos conscientes y permitiéndonos escoger las cualidades en las que debemos apoyarnos y tener encuenta para enfrentarnos a la situación existente. Sin embargo las cartas no buscan controlarnos. La forma en la que vemos los hechos y cómo reaccionamos ante ellos dependerá de nuestro “libre albedrío”.
~ ¿CUÁNDO SE PUEDEN HECHAR LAS CARTAS? ~
  • Las cartas se pueden echar en cualquier momento y en cualquier lugar.
  • Échalas sólo una vez al día por persona. De ese modo recibirás adecuadamente el fluir general de la energía.
  • Puedes echar las cartas para conocer la situación general de la energía psíquica existente a tu alrededor, como si fuera un parte meteorológico. Puedes hacerlo para ti, para un grupo de amigos, o incluso para alguien cercano pero que no se encuentre presente en el momento de echar las cartas.
  • Las cartas pueden echarse para recibir consejo sobre un problema. Puedes pedirles que te guíen en un asunto que no tienes claro. Las cartas no te resolverán el problema, pero te expondrán la situación, como un mapa de carreteras, de forma que le revelará todos los aspectos y podrás escoger el camino correcto.
  • Puedes echar las cartas cuando dudes de la fidelidad de una persona. Te revelarán si tus sospechas son ciertas o si sólo es una cuestión de celos.
  • Un buen momento para echarlas es antes de emprender un viaje importante, para prevenir los problemas y peligros imprevistos que puedan estar aguardándote. Para las personas que se preocupan de una forma innecesaria, pueden eliminar su innecesaria ansiedad. Si existe un aviso de peligro, se podrán tomar precauciones especiales para evitar los problemas.
  • También es oportuno utilizarlas cuando empieza una nueva empresa. Te dirán el resultado de la misma o te avisarán de las complicaciones u obstáculos que puede encontrar en el camino.
  • Puedes echarlas cuando te encuentres en una zona neutral y no esté ocurriendo nada interesante en tu vida. Te dirán o bien que debes sentirse feliz como estás, o bien que van a ocurrir hechos imprevistos.
  • Las cartas no deben leer se nunca en domingo. El domingo es un día para descansar e ir a la iglesia. (según la procedencia de las cartas, cosa que yo respeto al pie de la letra). El resultado de la lectura puede ser erróneo.
  • Es posible que desees hacer una previsión anual. Un buen día para hacerlo es el día de Año Nuevo y obtendrá así una previsión de los hechos y experiencias más destacados del año.
Estos textos han sido recogidos del libro LA BARAJA GITANA, escrito por Svetlana Alexandrovna Touchkoff.

La Baraja Gitana II – Tradición Cultural

Los gitanos en Rusia han sido siempre famosos por su habilidad en decir la buenaventura. Ello se debe al modo como han elegido vivirr; libertad de movimientos, tanto en el nivel físico como en el emocional y espiritual. 
La libertad de acción y pensamiento de los gitanos hace de ellos buenos echadores de cartas. Al no estar restringidos por las leyes y reglas de la civilización, pueden ver con facilidad a través de la hipocresía de las gentes que viven en ciudades y pueblos. Estas personas suelen vivir en un dilema continuo al intentar agradar a los demás o seguir las ideas de otros, en lugar de ser fieles a sí mismas. Los gitanos, al amar la honestidad por encima de todas las cosas, son capaces de comprender la falsedad existente tras las acciones de las personas, pudiendo entonces ayudarlas a resolver sus problemas, que es, en definitiva, la última meta de quien echa las cartas. 
Los gitanos eran siempre bienvenidos en las ciudades y pueblos. Sus alegres caravanas, llenas de colorido, traían diversión y entretenimiento a los habitantes. Junto con las canciones, el espectáculo y el comercio, la interpretación de las cartas era la actividad más solicitada. Además de ver las cosas como son en realidad y no importarles decirlo, tienen una habilidad especial para predecir el futuro. 
Los gitanos utilizaban diversos instrumentos para decir la buenavenura: bolas de cristal, hojas de té, la palma de las manos, naipes, y la baraja. Al estar más cerca de la naturaleza que la gente de las ciudades, han sabido resumir las complejidades de la vida en los sencillos símbolos que muestran las cartas. Cada imagen simboliza un tema básico, por ejemplo, Corazón equivale a amor, Luna a paz, Estrellas a destino, etc. A través de las cartas los gitanos pueden liberar el lado intuitivo de la naturaleza humana. 
Al amar tan apasionadamente la libertad, los gitanos fueron perseguidos por déspotas como el zar, los nazis y más tarde Stalin. Su antiguo estilo nómada de vivir ha sido cercenado y muchas de sus tradiciones han desaparecido. Sin embargo, aún pueden encontrarse algunos gitanos en la Rusia actual. La mayor parte de ellos han prosperado bajo el actual gobierno. Su principal actividad sigue siendo decir la buena ventura, aunque algunos han añadido la venta de cremas milagrosas y cosméticos en su repertorio. La gente sigue interesada en la buena fortuna y los milagros que los gitanos están dispuestos a proveer.
Estos textos han sido recogidos del libro LA BARAJA GITANA, escrito por Svetlana Alexandrovna Touchkoff.

La Baraja Gitana I – Historia

La adivinación fue una parte integral de la vida del pueblo en Rusia, especialmente, antes de 1927. Durante la semana decían la buenaventura, mientras que el domingo iban a rezar a la iglesia. 
En la casa todo el mundo participaba. Alguien echaba las cartas, mientras que el resto de la familia, o los amigos, se sentaban alrededor de la mesa, escuchando y dando su opinión. Era un tiempo en el que todavía no habían aparecido los juegos de mesa o las sesiones de encuentro. A todos les gustaba que les dijeran la buenaventura, porque era un momento en el que podían concertrarse en ellos mismos, hablar de sus sentimientos o frustraciones y preparar planes para el futuro.
En general era un tiempo de alegría en el que todos participaban. La gente creía en las predicciones, pero no se dejaba controlar por las mismas, ya que el libre albedrío individual y la intervención de Dios podían cambiar cualquier situación. Esta actitud abierta del pueblo ruso hacia la adivinación y el mundo psíquico, ha continuado hasta el día de hoy. 
En la sociedad occidental, el pueblo ha intentado también comprender las múltiples fuerzas que existen dentro y fuera de cada uno de nosotros. Se han desarrollado así áreas de especialización. La astrología, la numerología y quiromancia se dedican a la interpretación de las fuerzas externas, mientras que, la psicología y la interpretación de los sueños intentan descifrar la mente interior o subconsciente. 
Las cartas surgen del aspecto gitano del folcklore ruso y son una mezcla de símbolos sacados de la naturaleza, el mundo animal y el cristianismo. Provienen del suroeste de Rusia, lugar en el que vivían los gitanos. Este área se encuentra en la proximidad de numerosas civilizaciones: la europea, eslaba, bizantina, islámica, hindú, griega, romana y egipcia. Por eso los símbolos en las cartas tienen un aspecto universal. 
Las cartas vienen de una época en la que los seres humanos se encontraban mucho más cerca de la naturaleza. Su entorno, el sol, las estrellas, los bosques, los animales salvajes y domésticos eran una fuete de protección y conocimiento que les ayudaba a sobrevivir. En las sociedades urbanas de la actualidad, hemos perdido el contacto con la naturaleza y con nuestros instintos primitivos. Sin embargo, según el mundo se va superpoblando y polucionándose, nos damos cuenta de que no podemos ignorar la naturaleza. No formamos una entidad diferenciada, sino que somos una parte vital de la tierra. Las imágenes en las cartas son símbolos de fuerzas naturales, que podemos aprender a manejar para nuestro provecho. Mientras que las cartas nos son útiles para resolver nuestros problemas personales, también nos guían hacia una bien común.

Estos textos han sido recogidos del libro LA BARAJA GITANA, escrito por Svetlana Alexandrovna Touchkoff.

Radio Wicca

A %d blogueros les gusta esto: